×

Comparativa Isuzu D-Max X-Terrain vs Nissan Navara ST-X

Comparativa Isuzu D-Max X-Terrain vs Nissan Navara ST-X

El Nissan Navara acaba de recibir un sólido conjunto de actualizaciones diseñadas para hacerlo más competitivo frente a otras ofertas como el Isuzu D-Max.  Este par de caballos de batalla están tratando de ganar terreno en el mercado frente a sus principales competidores: Toyota HiLux y el Ford Ranger.

El Navara actualizado tiene un aspecto más duro que nunca, incorpora un eje trasero más fuerte, frenos traseros más grandes, un habitáculo más voluminoso, nuevos diseños de volante e instrumentos, así como un conjunto de nuevas características de seguridad activa.

El D-Max llegó al mercado a mediados de 2020 y es objeto de una demanda tan elevada que la escasez de existencias se ha convertido en un dolor de cabeza para su fabricante. Es tan utilitario como siempre, pero infinitamente más refinado y tecnológico que su predecesor.

Las categorías que probamos aquí son el Isuzu D-Max X-Terrain de gama alta y el Nissan Navara ST-X.

Los respectivos precios son de 62,900 dólares para el Isuzu y de 58,270 dólares para el Nissan. Pero estas cifras no son tan importantes como el precio de salida, que en el momento de escribir este artículo, según la página web de cada marca, era de 59.990 dólares y 58.270 respectivamente para compradores particulares.

Son comunes a ambos las llantas de aleación de 18 pulgadas con neumáticos de carretera, los faros LED, el acceso con llave inteligente,  climatizador de doble zona,  navegación por satélite, Apple CarPlay y Android Auto, velocímetro digital, limpiaparabrisas automáticos y el revestimiento de la bañera.

El Isuzu viene de serie con asientos de cuero y ajuste eléctrico del lado del conductor, a diferencia del Nissan. Sin embargo, por 1.500 dólares más puedes cambiar los asientos de tela del Nissan por los de cuero con ajuste eléctrico del lado del conductor y calefacción para ambos ocupantes delanteros.

El Isuzu tiene características únicas como Apple CarPlay inalámbrico, un sistema de sonido de ocho altavoces (el Nissan tiene seis bocinas), una cubierta rígida de estilo rodante, un kit de carrocería de estilo vela, función de arranque remoto del motor y rieles en el techo.

El Nissan cuenta con características exclusivas, como un espejo retrovisor con atenuación automática, anclajes móviles para la bañera sobre raíles, una cámara de 360 grados (cámara de marcha atrás en el Isuzu), una barra deportiva de acero, una ventanilla trasera deslizante, un cristal de privacidad trasero y un portón trasero asistido.

También puedes optar por un techo solar en el Nissan junto con el paquete de asientos de cuero mencionado anteriormente. El coste combinado es de 2.500 dólares.

Ambos tienen en común siete airbags (dos delante, dos en cada asiento delantero, cortinas laterales completas,  y rodilla del conductor), frenado autónomo de emergencia con alerta de colisión frontal, aviso de salida del carril, control de ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado trasero y sensores de aparcamiento traseros.

A esta lista, el Isuzu añade un airbag central delantero, asistencia activa a la dirección para mantener el carril, control de crucero adaptativo, mitigación de la desaceleración por ultrasonidos y sensores de aparcamiento delanteros.

El organismo de pruebas de choque ANCAP concedió al D-Max una calificación de cinco estrellas según los últimos protocolos de 2020. El Nissan también es un vehículo con cinco estrellas ANCAP pero con sello de fecha 2015.

En cuanto a los asientos traseros, ambos ofrecen asideros en los pilares B, rejillas de ventilación traseras, un punto USB trasero, portavasos y anclajes para asientos infantiles. Sólo el Nissan ofrece una ventanilla trasera deslizante, que es una característica pequeña pero valiosa.

Aunque ambos son capaces de realizar tareas familiares, el D-Max tiene mejor empaque. Esto se debe a que, a pesar de su menor distancia entre ejes, ofrece más espacio para las piernas en las plazas traseras.

La cubierta enrollable del Isuzu es segura, pero hay que tener en cuenta que también reduce la capacidad de carga.

Destaca la mayor carga útil del Nissan, 1024 kg, que es 54 kg mayor que la del D-Max.

¿Qué hay bajo el capó?

La potencia de ambos es idéntica, aunque el Isuzu tiene 700 cc más de cilindrada.

El cuatro diésel de 3,0 litros del D-Max tiene una potencia de 140 kW a 3.600 rpm y un par máximo de 450 Nm a 1.600 rpm. Por el contrario, el cuatro diésel biturbo de 2,3 litros del Nissan rinde 140 kW a 3.750 rpm y 450 Nm a 1.500 rpm.

El Isuzu utiliza un cambio automático de seis velocidades, mientras que el Nissan tiene siete.

Ambos vienen con tracción 4×4 a tiempo parcial que, por defecto, es de tracción trasera y puede activarse sobre la marcha la tracción 4×4 de alto rango, y luego la de bajo rango una vez que se detiene el vehículo y se pone la marcha en punto muerto.

Isuzu afirma que el consumo de combustible es de 8,0 l/100 km, frente a los 7,9 l/100 km del Nissan, con una capacidad de almacenamiento en el depósito de 76 l y 80 l respectivamente.

Ambos están preparados para remolcar hasta 3,5 toneladas con freno de remolque.

El motor del Isuzu es una máquina que, a pesar de su potencia media, ofrece una gran respuesta. La caja de cambios es lo suficientemente inteligente como para permanecer en la misma marcha y apoyarse en la banda de par en lugar de ir a la caza de sus relaciones.

La última actualización del Navara no ha supuesto ningún cambio en el motor. El 2.3 utiliza turbos de baja y alta presión. No se siente tan fuerte como el D-Max, pero tiene una relación de marchas extra con la que jugar, lo que significa que están más espaciadas, y la séptima alta ayuda a reducir el consumo de combustible y a aumentar el refinamiento a ritmo de autopista.

La dirección motorizada del Isuzu es mucho más asistida y, por tanto, más ligera que la del Nissan, que es una configuración asistida hidráulicamente. Esto significa que el volante del D-Max ofrece menos sensación de carretera pero es mucho más fácil para los brazos.

En cuanto a la suspensión, el D-Max utiliza unas ballestas más convencionales en la parte trasera en comparación con las cinco articulaciones y las bobinas de dos etapas del Navara. Quizás sorprendentemente, el Isuzu se siente un poco más suave y flexible, mientras que el Navara se conduce un poco más firmemente.

En conclusión, la dirección del Nissan es más pesada, el motor más silencioso y la suspensión menos mullida pero más rápida para asentar la carrocería. Sin embargo, el Isuzu se siente más ágil, con más garra y flexibilidad.

Lo más destacado del Isuzu D-Max

Lo más destacado del habitáculo del Isuzu son sus asientos delanteros, que son súper cómodos y recuerdan mucho a los de un viejo Commodore, es decir, están hechos para aguantar a los tipos más corpulentos.

El volante tiene ahora ajuste telescópico, a diferencia del antiguo D-Max, y el ordenador de a bordo contiene un velocímetro digital.

La pantalla táctil central es más grande que la de la mayoría de los competidores, y aunque la pantalla de inicio no es excesivamente intuitiva, los mapas son estupendos y la disponibilidad de Apple CarPlay inalámbrico es muy útil si eres alérgico al desorden del habitáculo.

Ese sistema de sonido también es excelente, gracias en gran parte a los altavoces montados en el techo.

Las funciones de ventilación se controlan mediante una serie de interruptores basculantes que lucen mucho más elegantes que el banco de control de ventilación de Nissan, aunque las funciones son las mismas.

Hay muchos puntos de contacto acolchados en las puertas, el salpicadero y a lo largo del túnel central, lo que añade una sensación agradable.

También hay más espacio de almacenamiento en el habitáculo que el que ofrece el Nissan, incluyendo un cubículo encima del salpicadero, dos portavasos deslizantes y guanteras de doble cierre.

Lo más destacado del Nisan Navara

El nuevo diseño del volante es mucho mejor que el del Navara anterior, al igual que el ordenador de a bordo, que cuenta con unos gráficos más agradables y unos menús más elegantes que los del Isuzu.

La pantalla del Nissan, una pulgada más pequeña (8,0 pulgadas frente a 9,0 pulgadas), está flanqueada por botones y, a diferencia del D-Max, dispone de mandos de volumen y zoom de mapas. También tiene una cámara de visión lateral, aunque la resolución es un poco granulada.

Aunque el interior del Nissan no es tan elegante como el del nuevo Isuzu, y tiene más plásticos duros, su calidad de construcción es superior a la del Isuzu, que tiene algunos detalles que chirrían al lado del sólido Navara.