×

Curiosidades

Convierten «yipetas» en camionetas debido a escasez de este tipo de vehículos

Compartir on Facebook Tuitea sobre esto en Twitter Compartir en LinkedIn Compartir en Whatsapp
Convierten «yipetas» en camionetas debido a escasez de este tipo de vehículos

Las camionetas en el país escasean. Por ejemplo, en Constanza, algunas personas están esperando para comprar un nuevo modelo cada año, mientras que otras están esperando un auto usado, y se ven en la necesidad de usar su ingenio para conseguir un vehículo de trabajo que les permita llevar herramientas y los productos que cosechan.

Lo crea o no,  han recurrido a recortar «yipetas» y carros que se presten para ello, y que pueden usarse para trabajos agrícolas. Aquellos que poseen camionetas antiguas también los están reforzando con cajas de camión más pequeñas para facilitar una carga más segura.

Lo están haciendo en todo el país, pero dado que Constanta es probablemente una de las ciudades con más vehículos de carga, los SUV y los automóviles en forma de camioneta ahora se usan más comúnmente para labores agrícolas.

Según Anselmo Durán, los más recortados son Toyota Runner, Pathfinder, Isuzu Trooper, Land Cruiser y otras que sean resistentes para el trabajo que buscan realizar con ellas. Ya en Constanza hay alrededor de 50 vehículos transformados en camionetas.

Tras la pandemia, los fabricantes de vehículos han bajado su producción debido a la escasez de semicondoctores. La escasez de camionetas es atribuible a este motivo según Anselmo Durán. “Aquí en Constanza hay gente que siempre cambia sus vehículos y vende los viejos, pero ahora no se ha podido hacer por la misma escasez, entonces, quienes esperaban para comprar las viejas tampoco han podido hacerse de otro vehículo y por eso, muchos han recurrido a comprar yipetas viejas y tranformarlas en camionetas”, expresa, quien fue el primero de ese pueblo en recurrir a esta práctica cuando aun no había escasez.

Aunque es bien valorado el ingenio de los agricultores, hay un detalle que obstaculiza el libre tránsito de estos vehículos improvisados, y es el proceso para sacar una nueva placa. «Al cambiar de yipeta o carro para camioneta, hay que sacarle una placa de carga, pero el trámite es bien complicado y dura mucho. Quienes tienen este tipo de camionetas se arriesgan porque es la única opción que tienen ahora mismo para el trabajo ante la escasez», comenta Durán.

Entre una y dos semanas se lleva el trabajo de conversión. Es una tarea dura, pero se hace, y al aumentar la demanda de este tipo de improvisación, cada día se perfecciona más esta práctica y se agilizan las labores mecánicas para lograrlo. Todo depende

Pero no todo es trabajo. Algunos también acuden a esta práctica para convertir yipetas en vehículos de monteo. Ya en estos casos, se apuesta más al lujo y a los detalles atractivos. “De ese tipo, también hay muchos aquí porque al Constanza prestarse para ese tipo de actividad, la gente le saca provecho a esos vehículos viejos y los transforma en máquinas seguras y llamativas”, concluye.

Compartir on Facebook Tuitea sobre esto en Twitter Compartir en LinkedIn Compartir en Whatsapp
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios